Comunicación positiva, desarrollo personal y bienestar emocional

¿Has oído hablar alguna vez de las neuronas espejo? Tanto si la respuesta es positiva como negativa, este post te ayudará a saber qué son, cuál es su importancia y, lo que es mejor, te acercará tres herramientas de programación neurolingüística (PNL) que contribuyen a reproducir los efectos que las neuronas espejo tienen en nuestro cerebro y a mejorar así la comunicación.

Y es que, según el psicólogo estadounidense Daniel Goleman, la habilidad social depende de las neuronas espejo. Es decir, nuestra capacidad de relacionarnos y comunicarnos de forma efectiva con los demás está fuertemente relacionada con estas neuronas. ¿Quieres aprender a activarlas para mejorar tus relaciones personales y tu comunicación?

Las neuronas espejo fueron descubiertas en 1996 por el neurobiólogo italiano Giacomo Rizzolatti, quien observó que estas neuronas reproducían en nuestro cerebro las acciones observadas en los demás. Su impacto fue muy relevante en el ámbito de la neurociencia, ya que permiten hacer propias las emociones y sensaciones de terceras personas.

Las neuronas espejo nos ayudan a conseguir lo que comunmente llamamos “ponernos en la situación, en la piel o en los zapatos del otro”. Es decir, activar las neuronas espejo nos ayuda a conectar con el otro, genera empatía, y la empatía multiplica la comprensión, elemento clave para una buena comunicación.

Tres técnicas de PNL para activar las neuronas espejo

La Programación Neurolingüística nos ofrece algunas herramientas que contribuyen a reproducir los efectos que tienen las neuronas espejo en nuestro cerebro.

Se trata de técnicas que nos permitirán conectar mejor con la otra persona. Ponerlas en práctica nos ayudará así a generar empatía con nuestro interlocutor, creando así un entorno comunicativo que favorecerá la comprensión.

Aunque, a priori, estas técnicas puedan parecer sencillas, la práctica consciente y repetitiva nos permitirá mejorar los resultados de nuestra comunicación, afianzar las relaciones interpersonales y practicar una comunicación más efectiva, tanto en el entorno personal como laboral.

La mirada

La conexión visual es un elemento clave en la comunicación. En cualquier interacción, ya sea entre dos personas o en un grupo más amplio, aquellas personas a quienes evitamos, a quienes obviamos dirigir la mirada o quienes -por el motivo que sea- quedan fuera de nuestro alcance de visión, quedarán excluídos de recibir el verdadero impacto de nuestra comunicación. 

A algunas personas -por vergüenza, timidez u otros motivos- les resulta difícil mantener la mirada durante una conversación, al expresar sus ideas o al comunicarse con otros. Establecer una buena conexión visual es el primer requisito para llevar a cabo una comunicación empática y real.

La escucha activa

Muchas veces, cuando escuchamos a alguien, nos enroscamos en los pensamientos que sus palabras generan en nuestra mente. Practicar una escucha activa supone estar atento, receptivo y abierto a la comunicación que recibimos. Una buena escucha activa es neutra, evita que se generen juicios de valor sobre aquello que estamos recibiendo. 

escucha activa cristina febrer

La escucha activa va mucho más allá del momento en que somos receptores de información, el momento en que nos están hablando. Seguramente, alguna vez habrás experimentado la situación de estar hablando con alguien sobre un tema y tener la sensación de que a la otra persona le cuesta entenderte.

En estos casos, también podemos practicar la escucha activa. Mientras hablamos, podemos tomar consciencia y estar atentos a las señales verbales y no verbales que  nos manda nuestro interlocutor. Esto nos permitirá detectar si es necesario ajustar algún aspecto de nuestra comunicación, como por ejemplo, preguntar al otro si nos está entendiendo, cambiar nuestro lenguaje, hablar más rápido o más lento…

La imitación

La imitación, también conocida como rapport en PNL, es una de las técnicas más eficaces para incrementar la sensación de comprensión y entendimiento entre dos personas.

Se trata de realizar un acompañamiento no lingüístico, es decir, de imitar sutilmente algún comportamiento no verbal de nuestro interlocutor. Podemos elegir algún aspecto de la comunicación no lingüística de nuestro interlocutor, ya sea un gesto, una postura corporal, una expresión facial o incluso el tono o la velocidad de la voz.

El cerebro asimila mucho mejor este tipo de acompañamiento basado en la imitación. Diversos estudios demuestran que es mucho más efectivo que los acompañamientos lingüísticos, puesto que genera un vínculo emocional más intenso.

Nuestro cerebro responde mucho mejor a una pequeña imitación corporal que a una frase Clic para tuitear

Beneficios de activar las neuronas espejo con PNL

Estas tres herramientas se usan en PNL para mejorar la comunicación y las relaciones interpersonales. Tanto la mirada, como la escucha activa y el rapport, nos ayudan a percibir desde la perspectiva del otro y nos permiten conectar con nuestro interlocutor.

Incorporar estas herramientas a nuestra comunicación y relaciones, genera un contexto de empatía, nos permite entrar en el mundo del otro y viceversa y percibir su experiencia como si la estuviéramos viviendo en carne propia, obteniendo así un impacto similar al que producen las neuronas espejo en nuestro cerebro.

Practicar estas técnicas nos ayudará a:

  • Expresarnos de forma más segura y real
  • Entender mejor lo que el otro quiere explicarnos
  • Eliminar juicios de valor e interpretaciones que distorsionan el relato del otro
  • Entender y comprender mejor a la otra persona y su modelo de mundo
  • Practicar una comunicación más empática, coherente y real

Los beneficios son muchos, ¿te animas a probarlo?

 

 

Y tu, ¿Qué opinas?